2017-02-13

¿Cómo es tu entorno: Simple, complicado, complejo o caótico?

Complejidad.

Por José Luis Pérez Huertas.

Cartografía Emocional.

simple-complicated-machine.jpg
¿Cómo es tu entorno: Simple, complicado, complejo o caótico?

¿Cuál es el grado de complejidad del entorno que usted gestiona? El que su contexto de trabajo sea más ordenado o más caótico determina no sólo sus necesidades de gestión y de liderazgo, sino también los procesos de toma de decisiones.



David Snowden define los cuatro posibles dominios de complejidad a los que usted se puede enfrentar. Piense que las necesidades de respuesta y de liderazgo son diferentes si la realidad que usted está gestionando pertenece a un dominio o a otro.

Dominio de lo simple

En primer lugar se encuentra el dominio de lo simple. El dominio de lo simple es aquél donde las relaciones causa-efecto son evidentes para todos y existe una respuesta correcta para cada una de las situaciones a las que se enfrenta.

Los procesos son estables y predecibles por lo estamos en un entorno de complejidad en el que se pueden desarrollar manuales y sistemas de gestión que nos permitan sistematizar y procedimentar las tareas a desarrollar. Es el mundo de los métodos de diez pasos y de las recetas para cada situación.

En el dominio de lo simple, gestionar es un ejercicio en el que usted debe tener consciencia de lo que sucede en su entorno, identificar cada situación que se le plantea y poner en marcha la respuesta que se ha sistematizado en el manual de gestión o en los protocolos de buenas prácticas.

Dominio de lo complicado

El siguiente nivel de complejidad es el dominio de lo complicado. Allí también existen relaciones causa y efecto pero no son tan evidentes, pues hay un desfase en el tiempo o en el espacio que nos impide ver las conexiones de causalidad. En este dominio no existe una única solución o respuesta para cada problema, de nada nos sirven los manuales de buenas prácticas ni las soluciones estándares.

Una vez que hemos detectado problemas o necesidades no nos queda más remedio que acudir a expertos y consultores (ingenieros, médicos, economistas, …) para que hagan un análisis de la situación, de las posibles soluciones y de la cuál sería la solución más adecuada para la situación a la que nos enfrentamos.

Dominio de lo complejo

Un tercer nivel es el dominio de lo complejo. En el dominio de lo complejo no podemos predecir los resultados pues, aunque existen relaciones causa y efecto, estas ni son visibles a posteriori ni son fácilmente repetibles.

Todos los sistemas humanos pertenecen al mundo de lo complejo. No intente utilizar soluciones desde los marcos de lo simple o lo complicado. En el mundo de lo complejo las soluciones estándares o las recomendaciones de expertos no le garantizan la solución a los problemas a los que usted se enfrenta.

Para gestionar sólo nos podemos limitar a realizar ciclos de prueba y error en los que ensayamos posibles respuestas, evaluamos su impacto y actuamos según esta información. En este sentido nos puede ayudar un análisis de las situaciones dirigido a detectar y observar patrones y así reforzar los patrones positivos y minimizar los negativos.

Dominio del caos

El cuarto dominio de complejidad es el caos. En el dominio de la caótico no es fácil encontrar relaciones claras de causa y efecto, tampoco lo es detectar patrones. Liderar en el caos conlleva además lidiar con la falta de tiempo, con el estrés y con turbulencias que desestabiliza nuestra área de gestión.

En el dominio del caos de nada sirven las soluciones a medida, los expertos, los procesos de razonamiento o la búsqueda de patrones, pues nuestra única prioridad es detener la tempestad. Sólo nos queda saber diferenciar en qué partes del sistema existe estabilidad y en cuáles no para actuar en ellas en una dirección que nos permita dirigirlo de lo caótico a lo complejo.

Cuando nos enfrentamos al caos nuestras soluciones conocidas no funcionan, sólo la innovación y la creatividad nos permite encontrar nuevas soluciones.

Notas

David Snowden sistematizó estos cuatro contextos para la toma de decisiones en el modelo Cynefin. Una excelente introducción a este modelo la puede encontrar en su artículo “A Leader’s Framework for Decision Making“, publicado en noviembre de 2007 en Harvard Business Review.

También puede encontrar una excelente introducción al modelo en castellano en el blog de Mario López de Ávila Nodos en la red

Posteado por: joseluisp | 9 febrero 2011

…………………………………………

Fuente: Cartografía Emocional  
Imagen: Simple complicated machines
2011

Del mismo autor: 
José Luis Pérez Huertas:

Artículos relacionados: